lunes, 27 de febrero de 2017

¡Ni una más!

Durante esta semana hay una frase que está retumbando con fuerza en las calles de nuestro país, después de que el terrorismo machista superara en las primeras semanas de 2017 los peores datos de los últimos 10 años. ¡Ni una más! es lo que gritamos al comprobar que, cada cuatro días, ha sido asesinada una mujer a manos de su pareja o expareja, llegando a la escalofriante cifra de 16 víctimas mortales en estos primeros meses del año, si se confirman 2 casos que se están investigando. Frente a esa gravísima realidad, el ejemplo más llamativo lo están protagonizando «Las ocho mujeres de Sol», que se encuentran en huelga de hambre como protesta por la inacción del Gobierno ante esta lacra, un pulso valiente al que nos unimos la inmensa mayoría de la sociedad española.

Muere Pablo Ráez, el joven que luchó contra la leucemia y despertó conciencias

Resultado de imagen de muere leucemiaLo intentó con todas sus fuerzas, pero no ha podido resistir la nueva recaída de leucemia que había sufrido recientemente. El malagueño Pablo Ráez ha fallecido finalmente a los 20 años en su casa, rodeado de todos sus familiares. A los que él llamaba el 'Team Pablo', y a los que él estaba "etenernamente agradecido por un calor que no todo el mundo tiene la suerte de recibir".
"Mi hijo lo sabía, al igual que lo sabíamos todos, pero ha luchado hasta el final", ha señalado el padre del joven en declaraciones a Diario Sur. Ráez conmovió a toda España contando a través de redes sociales el día a día que dedicaba a combatir la enfermedad que padecía.
"Admito que dan ganas de tirar la toalla, pero sigo y seguiré luchando hasta que llegue mi día", afirmó hace un mes en una carta publicada en su cuenta personal de Facebook, ante la gravedad de su situación.

Los dependientes reclaman que la devolución del copago se amplíe dos años más

Una protesta de dependientes en Valencia, en una imagen de archivo. :: irene marsillaLa sentencia de marzo de 2016 del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la Comunitat que declara nulos varios artículos de la Orden de 2012 (aplicaba el copago en centros de día y ocupacionales, entre otros, y decretaba una reducción en las prestaciones de cuidadores no profesionales dentro del entorno familiar) puede suponer un nuevo foco de disputa entre el colectivo y la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas. Los dependientes, a través de la asociación Por Una Vida Digna, piden que la devolución de estos importes se lleve a cabo de todo el periodo en el que se aplicó este copago (entre noviembre de 2012 y diciembre de 2015), mientras que la conselleria, de momento, se ha comprometido a devolver las cantidades referentes al ejercicio 2014, y únicamente las que hacen referencia a los cuidadores no profesionales.

lunes, 20 de febrero de 2017

Igualdad reclama más de 600 trabajadores para el plan de choque en dependencia

La Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas reclama la creación de más de 600 puestos de trabajo para salvar, entre otros, el frente abierto en materia de dependencia. Aligerar las listas de espera de los expedientes de las personas que están esperando recibir estas ayudas es uno de los principales objetivos de la cartera que dirige Mónica Oltra. Cerca de 30.000 afectados en la Comunitat Valenciana así lo esperan.
Ante el atasco monumental (la cifra estaba en 44.000 dependientes cuando el Botànic llegó al gobierno), el Consell acordó establecer como prioritarios a la hora de ser sustituidos los empleados que se dedican al área de servicios sociales, del mismo modo que los son los maestros o el personal sanitario. Sin embargo, las necesidades van más allá de simplemente cubrir las bajas médicas de los trabajadores actualmente ya en plantilla.

Levante EMV

lunes, 13 de febrero de 2017

365 días sin cumplir

En diciembre, el Instituto Nacional de Estadística publicó los datos sobre empleo y discapacidad, volviendo a poner sobre la mesa cifras preocupantes: este colectivo se sitúa 10 puntos por encima en desempleo sobre la población sin discapacidad. Quedaba perfectamente dibujado que paro y mayor vulnerabilidad están íntimamente relacionados: aquellas personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o físicos de más del 65 %, tienen muy difícil su acceso al mercado laboral.

La crisis económica ha dejado en el olvido las políticas que priorizaban el empleo de las personas con diversidad funcional, entendiendo que era la mejor fórmula para su auténtica integración social y personal. Desde la propia Unión Europea se fomentaban estas medidas, entendiendo el empleo de este colectivo no como un fin, sino como un medio para conseguir una sociedad más igualitaria. Pero la Administración valenciana carece de la necesaria sensibilidad, encontrándonos noticias como la publicada por Levante-EMV, sobre la deuda del Servef de 22 millones por las ayudas de 2016 a los centros especiales de empleo. Por mucho Acuerdo del Bonàtic, en este apartado el Consell arrastra vicios de la época anterior. Se mantienen los recortes a estas empresas protegidas, seguimos siendo la autonomía que menos incentiva el sector estratégico del empleo social y la dilación en el pago de las subvenciones, con períodos de más de un año, resulta absolutamente injustificable.

Artículo completo (Levante EMV 13/02/2017)